Acerca de

A lo largo de su vida, en forma espontánea y sin un objetivo definido, Patricio Aylwin A. reunió distintos tipos de documentos que por diferentes circunstancias personales fue conservando. Con los años, éstos han constituido un archivo que da cuenta no solamente de su historia personal, sino la del Partido Demócrata Cristiano, de la política nacional y, en definitiva, la historia de un Chile que se caracterizó por cambios y transformaciones económicas, políticas y sociales profundas.

Son más de cinco mil documentos, en su mayor parte fuentes únicas, originales e inéditas, cuya lectura no solo permite conocer el pensamiento y visión de Aylwin, sino también ayuda a entender a una generación que se caracterizó por su idealismo, su profundo sentido del servicio público, sus deberes y compromisos cívicos.

El archivo no incluye los documentos de Aylwin como Presidente de la República de Chile, material que por su generación y características se encuentra reunido en el archivo presidencial y puede ser consultado en el sitio http://www.archivospublicos.cl/ de la Universidad Alberto Hurtado.

Cabe precisar que el material documental no ha sido objeto de selección alguna. Solo se han excluido los documentos que fácilmente pueden ser consultados en otros sitios web, como por ejemplo, las intervenciones de Aylwin en el Senado (referenciadas en el documento apa_0001 del Repositorio), disponibles en la Biblioteca de Congreso Nacional a través del sitio https://www.bcn.cl/historiapolitica/congreso_nacional/periodos_legislativos_index

En el Repositorio Digital Archivo Patricio Aylwin se pueden consultar y leer todos los documentos que por décadas guardó Aylwin en su escritorio-oficina de calle Arturo Medina, y que ahora son su legado a la historia de Chile.

Al darnos a conocer su pensamiento, sus divergencias y coincidencias con sus amigos y con sus adversarios políticos, así como también sus dudas y certezas, Patricio Aylwin ha entregado un testimonio de responsabilidad con la historia, de transparencia con un Chile acostumbrado por años a guardar y hasta destruir sus archivos, y por sobre todo, un testimonio de consecuencia con su pensamiento, siempre abierto a conocer y escuchar todas las opiniones y buscar el diálogo y la acción concertada.

Esperamos que quienes utilicen estas fuentes históricas lo hagan en forma responsable, respetando el motivo y el contexto en que fueron escritas.